Un total de 28 tenistas profesionales en España fueron detenidos por sus presuntos vínculos con una banda internacional acusada de amañar partidos.

Siempre en cualquier disciplina deportiva se descubren casos lamentables que empañan la trayectoria de los atletas o de los involucrados. Personas que juegan sucio al usar sustancias prohibidas, jugadores que realizan acciones indebidas con plena conciencia de perjudicar a su rival, e incluso redes de corrupción, en las que participan jugadores, que se encargan de amañar los resultados de los encuentros para beneficio económico propio.

Muchos de estos casos se han dado en disciplinas tan variadas como el fútbol, béisbol, boxeo, baloncesto y, por supuesto, el tenis. El deporte blanco ha visto cómo el respeto y admiración, que se ha ganado a través de los años, es traicionada por pocos, quienes deben pagar por sus delitos y así colocar de nuevo en realce a esta disciplina deportiva, en el sitial que se merece por el esfuerzo y el sudor de muchos de sus representantes en las canchas.

Cuando un niño participa en alguna actividad deportiva o recreacional, siempre se le dice que lo importante es competir y no ganar; pero cuando este niño va creciendo, y se adentra en el mundo de la disciplina deportiva, de la formación y la competitividad, lo que se quiere es ganar, ser campeón. A nadie le gusta ser un perdedor y cada uno de los jugadores, antes de entrar en acción, siempre poseen la convicción y la fe de lograr su objetivo, de dar lo mejor de ellos para dejar en lo más alto del podio los colores de su entidad o de su país. Es por esta razón que perder por el beneficio de otro u otros es uno de los actos más tristes.

En esta oportunidad, la razón principal de este artículo gira en torno a la noticia que se conoció en días recientes: un total de 28 tenistas profesionales en España, entre los que se encuentra uno que participó en la edición 2018 del Abierto de los Estados Unidos, fueron detenidos por sus presuntos vínculos con una banda internacional acusada de amaño de partidos. Los jugadores detenidos en esta operación supuestamente se prestaron para la manipulación de resultados después de recibir sobornos de una red armenia desmantelada el pasado mes de octubre.

Esto es un hecho lamentable para el deporte profesional y los principios éticos de cualquier atleta, que se olvidó justamente de su niñez y de todas las veces que juramentó ante los jueces, el público y la bandera, salir a jugar y competir en buena lid.  

Al momento del acontecimiento, se desconoció si el jugador que participó en el Abierto de Estados Unidos figuraba entre los detenidos. Diversos medios de comunicación impresos del país ibérico, informaron que la policía acusó al tenista español Marc Fornell-Mestres, cuya posición más alta era la 236 en el mundo en 2007, de actuar como enlace entre los jugadores y la banda armenia que los sobornó para el amaño de partidos.

Apostar el honor 1

En este sentido, se conoció que la policía no ha difundido, al menos de momento, otros nombres involucrados. Fornell-Mestres, de 36 años de edad, fue suspendido del tenis profesional a fines del año pasado, según la Unidad de Integridad del Tenis, que había señalado que la sanción estaba relacionada con una pesquisa sobre presuntas infracciones al Programa Anticorrupción del Tenis. También pesa sobre él la prohibición de competir o asistir a cualquier evento deportivo durante el tiempo de la suspensión emitida por el abogado especialista en derecho deportivo, Richard H. McLaren. Fornell-Mestres ocupaba el puesto 1.007 de la ATP en sencillos y el 772 en dobles a finales de 2018. Las autoridades españolas comenzaron las investigaciones de rigor, después de una alerta emitida por la Unidad de Integridad del Tenis en 2017.

La policía dijo que la banda sobornaba a los jugadores para garantizar el amaño de resultados y además utilizaba las identidades de una buena cantidad de ciudadanos para realizar apuestas internacionales en los partidos. La policía incluso explicó que miembros de la red armenia asistían a los partidos para garantizar que los jugadores cumplieran con lo acordado. 

En más información y contexto de este caso, la policía de la Unión Europea (Europol), que prestó todo el apoyo en la operación encabezada por las autoridades españolas, dijo que por lo menos 97 partidos fueron arreglados en los torneos Futures y Challengers.

Cabe destacar que, solamente en España, 83 personas estaban implicadas en la investigación, entre ellas los presuntos líderes de la banda armenia. Las autoridades, gracias a las pruebas pertinentes, lograron congelar cerca de 40 cuentas bancarias utilizadas por los implicados. La Guardia Civil española también investiga los presuntos vínculos entre algunos de los arrestados en España y una red delictiva armenio-belga que también arreglaba partidos de tenis y fue desmantelada por la policía de Bélgica durante el 2018. En el caso belga, la policía anunció en junio el arresto de 13 personas y señaló que el grupo se enfocaba en partidos menores.

La Guardia Civil española también investiga los presuntos vínculos entre algunos de los arrestados en España y una red delictiva armenio-belga que también arreglaba partidos de tenis y fue desmantelada por la policía de Bélgica durante el 2018. En el caso belga, la policía anunció en junio el arresto de 13 personas y señaló que el grupo se enfocaba en partidos menores. 

Las investigaciones avanzan de manera positiva y se espera que se llegue hasta las últimas consecuencias para así dar con todos los involucrados. Es importante dejar claro que el tenis es uno de los deportes más nobles de todos, donde los atletas se entregan en cuerpo y alma en la búsqueda de sus sueños, de sus medallas, de sus copas…

Lea también: Hijo de Zeus