El alto nivel de competitividad dentro del circuito femenino aunado al ascenso de jugadoras jóvenes talentosas, han convertido a la WTA en un verdadero campo de batalla.

Dentro de la WTA se disputan numerosos torneos en distintos niveles. Varios de esos certámenes son ganados por una jugadora que presenta el mejor ritmo y nivel. En lo que va de semestre no se ha cumplido esta premisa, ya que ha habido ganadoras diferentes en cada uno de los torneos efectuados hasta el momento.

Se han disputado 16 competiciones, las cuales se dividen en cinco categorías: Grand Slam, Premier Mandatory, Premier 5, Premier e International.

Uno ha sido Grand Slam (Australian Open); 2 Premier Mandatory (BNP Baribas Open, Miami Open); un Premier 5 (Dubai Championship); 5 Premier (Brisbane International, Sidney International, St. Petersburg Ladies Trophy, Qatar Total Open, Volvo Car Open); y, por último, 7 International (Shenzhen Open, ASB Classic, Hobart International, Toyota Thailand Open, Hungarian Ladies Open, Abierto Mexicano Texcel, Abierto GNP Seguros).

La temporada inició en diciembre del pasado año, en suelo australiano. El primer torneo WTA que se disputó fue el Brisbane International, en donde la checa Karolína Pliskova se llevó el triunfo derrotando a la ucraniana Lesia Tsurenko.

En la semana en que se cerraba la temporada 2018, hubo dos competiciones más: una en China (Shenzhen Open) y la otra en Nueva Zelanda (ASB Classic). En la primera salió victoriosa la bielorrusa Aryna Sabalenka ante la norteamericana Alison Riske. En la segunda, fue la alemana Julia Goerges quien obtuvo el triunfo frente a la joven canadiense Bianca Andreescu.

Luego del año nuevo vinieron los torneos preparatorios antes del primer grande de la temporada: el Sidney International y el Hobart International. El torneo disputado en la capital del país oceánico tuvo como campeona a Petra Kvitová, quien ganó en una disputada final a la local Ashleigh Barty. La norteamericana Sofia Kenin fue quien logró levantar el trofeo sobre la pista dura de Hobart, y fue este su primer campeonato en sencillos.

Enero continuó con el Australian Open, en donde la número uno del mundo, y recién coronada en el US Open, obtuvo su segundo Grand Slam. La japonesa Naomi Osaka obtuvo la victoria en un disputado partido que llegó a tres sets. Ya en el cierre de mes vinieron el St. Petersburg Ladies Trophy y el Toyota Thailand Open. La holandesa Kiki Bertens fue quien logró el triunfo en la ciudad rusa sobre la croata Donna Vekic. La joven de 18 años Dayana Yastremska alcanzó su segundo trofeo profesional ganando a la australiana Ajla Tomljanovic en el país asiático.

Terminado el primer mes del curso, ya la WTA había registrado 8 campeonas diferentes, demostrando una competitividad poco vista dentro del circuito.

A inicios de febrero, en Doha, en el Qatar Total Open, se coronó una jugadora distinta a las anteriores: la belga Elise Mertens. La joven tenista superó a la favorita, y ex número uno, Simona Halep. Ya a mediados de mes fue la suiza Belinda Bencic quien lograría el campeonato en el Dubai Championsips, primer torneo WTA Premier 5 del año.

Esa misma semana también se disputaba en Budapest el Hungarian Ladies Open, donde la belga Alison Van Uytvanck superó a la checa Markéta Vaondrousová en la final, alcanzando así su tercer campeonato profesional. Para cerrar el segundo mes del año, se celebró uno de los torneos más emblemáticos del continente americano: el Abierto Mexicano Textel. En él, la china Yafan Wang consiguió alzarse con el triunfo, el primero de su carrera.

Competencia al rojo vivo 1

En marzo, ya en suelo norteamericano, se jugaron los primeros Premier Mandatory de la temporada: el BNP Paribas Open y el Miami Open. En ambos eventos triunfaron jugadoras que ya habían jugado alguna final en el año, y se coronaron a pesar de no ser las favoritas. En la ciudad californiana, la canadiense Bianca Andreescu obtuvo su primer torneo WTA superando a la alemana Angelique Kerber. La semana siguiente, en Miami, Ashleigh Barty le ganó de gran manera a la checa Karolina Pliskova.

Ya en el primer día del cuarto mes, en Charlseton, arrancaba la actividad del Volvo Car Open. La local Madison Keys obtuvo el triunfo sobre Caroline Wozniacki, siendo esta la primera final del año para ambas jugadoras.

La última campeona hasta la fecha fue la española Garbiñe Muguruza, quien ganó a Victoria Azarenka en una final que estuvo marcada por el retiro por lesión de la bielorrusa en el segundo set.

Este fue el desenlance de los hasta ahora 16 torneos disputados en lo que va de año calendario. Resulta muy llamativo que sean 16 campeonas distintas. Se confirma así la alta competencia dentro del circuito de mujeres, y la ascensión de jugadoras jóvenes, con mucho talento, que buscarán ser protagonistas en lo que queda del año.

Edición: Anthony Abellás (@AnthonyAbellas)

Lea también: Un viaje particular