Los humillantes premios a los jugadores que luchan por llegar a la cima, convierten al tenis en uno de los deportes más injustos económicamente.