Bares, hoteles, canchas de golf, entre otras excentricidades, hacen del BNP Paribas Open un evento multimillonario

Cemento, desierto y el primer Master 1000 del año. Así sería sencillo descifrar que hablamos del BNP Paribas Open. Está ubicado al sur de California, en un centro deportivo de lujo: Indian Wells Tennis Garden, justo en la zona de Palm Springs. En este hermoso lugar hace sol todos los días. Las temperaturas para marzo, justo cuando se juega el torneo, oscilan entre los 20 y 28 grados centígrados.

El BNP Paribas Open nació en Arizona, en el año 1976. Ha cambiado de nombre y ubicación 4 veces: Pilot Pen Classic, Pacific Life Open, Cogoleum Classic, Newsweek Champions Cup. Poco a poco fue creciendo, pero no fue sino hasta el 2009 que Larry Ellison lo hizo evolucionar y convertirse en el torneo con mayor audiencia después de los cuatro Grand Slams.

El centro deportivo posee hoy en día la segunda pista de mayor capacidad: puede albergar hasta 16 mil fanáticos del deporte blanco. En cuanto a tecnología, le llamaron ‘El pionero’, porque fue el primer torneo en evolucionar con la tecnología del Ojo de Halcón. Pero Ellison no se quedó allí, y logró que las instalaciones fuesen de primera categoría. Bares, hoteles, canchas de golf, entre otras excentricidades, hacen del BNP Paribas Open un evento multimillonario.

El genio detrás de Indian Wells 2

Pero, ¿quién es Larry Ellison? el hombre que ha hecho que llamen a este Master 1000 “El quinto Grand Slam”. Es, según la revista Forbes, la séptima persona más rica del mundo. Su fortuna alcanza a los 52.200 millones dólares. A este hombre le fascina el tenis tanto como la informática, carrera que le ha dado toda su fortuna al crear la base de datos y empresa Oracle, usada por la CIA.

En su vida no todo fue tan sencillo como se piensa. No viene de una familia rica, como las que se pasean en Palm Springs. Nació en Nueva York, en 1977. Nunca supo quién era su padre, y su madre lo abandonó a los 9 meses de edad. Su tía lo adoptó y, en honor a su tío, de origen ruso, Larry decidió llevar el Ellison. Este apellido es un juego de palabras que hace referencia a “Ellis Island”, el lugar por donde entró a Estados Unidos su padre adoptivo.

Al lograr su fortuna, comenzó la vida de lujos. Se estima que posee aproximadamente 50 autos de alta gama. Le encanta el mar y es dueño del tercer yate más grande del mundo, en el cual invirtió cerca de 400 millones de dólares para su construcción. Por si fuera poco, se hizo dueño de una isla, ubicada en Hawaii, llamada Lanai Island, y allí espera desarrollar un negocio cinematográfico.

Este magnate es un apasionado del tenis, y por ello compró, a cambio de 72 millones de dólares, el torneo de Indian Wells. Practica este deporte en su mansión: ha jugado con personajes históricos de la talla de John McEnroe, y hasta lo hizo con el español Rafael Nadal, de quien se confiesa fanático.

Así de excéntrico, enamorado, millonario y apasionado es el genio de la lámpara que apareció en el desierto de California para convertir un Master en un “Quinto Grand Slam”.

Edición: Anthony Abellás (@AnthonyAbellas)

Lea también: Tierra de nadie