“Realmente me veo ganando un Gran Slam. Dar mi nombre a conocer dentro del circuito y hacer historia”

En la vida, hay veces que el ser humano no logra asimilar el momento en el que consigue un éxito tan ansiado y por el cual se ha sacrificado y esforzado mucho.

Esta rara sensación fue la que tuvo el pasado domingo la canadiense Bianca Andreescu, luego de salir campeona del BNP Paribas Open disputado en Indian Wells.

Con tan solo 18 años, Andreescu se convirtió en la primera jugadora en triunfar en el Master 1000 viniendo de un Wild Card. Además, fue la segunda más joven en levantar el trofeo en la ciudad californiana, luego de que lo consiguiera Serena Williams en 1999, cuando derrotó a la alemana Steffi Graff.

Nacida en Ontario, e hija de padres rumanos, Bianca tomó por primera vez una raqueta a los 7 años en Rumanía, luego de que sus padres se mudaran nuevamente a su país natal cuando ella era pequeña. De vuelta a Canadá, continuó con el deporte gracias al apoyo de Tennis Canada. Desde entonces, ha sido un ejemplo para su país y para la federación.

En 2014 ganó el prestigioso torneo infantil disputado en Les Petit As. También consiguió el Orange Bowl de forma consecutiva con 14 y 15 años. El año pasado se convirtió en la primera jugadora nacida en los 2000 en alcanzar la victoria ante una Top 20.

“Realmente me veo ganando un Gran Slam. Dar mi nombre a conocer dentro del circuito y hacer historia”, declaraba la canadiense tras su victoria en semifinales sobre la número 6 del ranking WTA, Elina Svitolina.

¿El nacimiento de una estrella? 1

Humilde, agradecida, y comedida fue como se mostró Andreescu luego de tan importante triunfo. “Es increíble tener mi nombre al lado de tantas campeonas. Esto significa el mundo para mí”, declaró en la rueda de prensa posterior al encuentro. Su camino muestra similitudes con el de Naomi Osaka, quien ganó la edición del año pasado del torneo norteamericano. “Ha sido un viaje loco. Verdaderamente una historia de Cenicienta. Naomi hizo esto el año pasado. Definitivamente ha sido una inspiración verla triunfar el año pasado acá. Y verla ganar dos Gran Slams después ha sido grandioso”, dijo Andreescu.

La joven Bianca registra dentro del circuito, en la actual temporada, el mejor récord en cuanto a victorias y derrotas se refiere. Hasta mediados de marzo, en singles, ha logrado 28 triunfos y tan solo 3 caídas.

Bianca Andreescu figuraba, hasta el pasado fin de semana, entre las mejores 60 tenistas del circuito. A partir de su victoria del domingo ante Angelique Kerber, la canadiense se ubicará en el puesto 24 del ranking WTA.

Ganar en uno de los escenarios más importantes del deporte, enfrentar a ganadoras destacadas dentro del circuito y parecer tan calmada al tantas cosas en tan corto tiempo, da a entender que Bianca Andreescu tiene claro lo que quiere y lo que necesita hacer. “Una de mis metas es ser una inspiración para los demás”, comentó la joven a la WTA.

El tiempo dirá si una nueva estrella parece resurgir dentro de tan alta competitividad.

Edición: Anthony Abellás (@AnthonyAbellas)

Lea también: Gestos de grandeza