Andy Murray es el primer jugador británico en alcanzar el número uno del mundo. Sin embargo, el camino hasta su consagración no fue sencillo. Sobrevivió a uno de los atentados más terribles de la historia de Escocia y se supo sobreponer a la soledad siendo solo un niño. Ahora es ídolo de toda una nación.