Tras un terrible accidente, quedó tetrapléjico mientras practicaba su deporte favorito

La resiliencia, según la psicología, es la capacidad que tiene un ser humano para superar o adaptarse a una situación adversa. No todas las personas tienen la dicha de presentar esta cualidad, aunque la mayoría de las veces no sabes que eres resiliente hasta que te toca serlo. Así lo descubrió Brad Parks, un ciudadano, nacido en Estados Unidos, que hacía esquí acrobático. Tras un terrible accidente, quedó tetrapléjico mientras practicaba su deporte favorito para aquel entonces.

El año 1976 fue el que cambió para siempre la vida de Parks. Pero el americano tenía dos opciones: quedarse estacionado en la adversidad, o usar sus ruedas para hacer historia. Tomó la segunda opción.

Cuando Brad Parks estaba en su proceso de rehabilitación conoció a Jeff Minnenbraker, quien era un atleta sobre silla de ruedas. La amistad nació de forma instantánea. Comenzaron a jugar tenis para mantenerse en forma, sin saber la inspiración que lograrían años más tarde. Al principio era solo una práctica para divertirse y hacer de cada día una historia diferente. Sin embargo, no todo quedó en un mero juego: un año más tarde, y gracias a la resiliencia, ambos ya hacían exhibiciones en gran parte del oeste de los Estados Unidos.

La afluencia de gente y el apoyo de la espectadores les dio la idea de hacer un reglamento para este tipo de tenis adaptado a la silla de ruedas, y empezaron a pensar en cómo promocionarlo y  cómo crear el primer torneo en esta modalidad. En ese mismo año, meses más tarde, la ciudad de Los Ángeles fue el escenario escogido para organizar el primer magno evento de esta disciplina, y contó con la participación de al menos 20 deportistas.

 

En 1980 ya había nacido la Fundación Nacional del Tenis en Silla de Ruedas, y en ella se incluían 10 torneos oficiales, entre los cuales estaba el Grand Slam de Estados Unidos. La expansión fue tan rápida y exitosa que estos eventos los jugaban aproximadamente 300 personas. Y en el US Open, primer Grand Slam que se jugó en esta modalidad, participaron 70 deportistas.

Resiliencia en dos ruedas

Brad Parks of San Clemente hits a forehand during a light workout for cameras at San Luis Rey Park in San Clemente.
///ADDITIONAL INFO:01.read_wheelchair.mg – 07/19/10 – Photo by MICHAEL GOULDING,THE ORANGE COUNTY REGISTER – Additional info, CQs, and keywords for searching.
Brad Parks pioneered wheelchair tennis in southern california back in the late ’70s. This past weekend he was inducted into the tennis hall of fame in rhode island. this is a morning read about brad and his journey. I’ve set it up to meet at his house. but from there he said you can go down to the tennis courts for pix if you want. he still plays wheelchair tennis and has won 3 wheelchair tennis u.s. opens in his career.

Nueve años más tarde del accidente de Parks, ya el tenis en silla de ruedas tenía a 1500 jugadores estadounidenses. Se competía en más de 40 torneos aprobados, la disciplina ya comenzaba a tocar la puerta en Japón, en Australia, y por toda Europa existían diferentes categorías de este deporte en auge.

Pero el éxito consumado llegó en 1988, cuando fue aprobado por los Juegos Paralímpicos como deporte de exhibición. En esa primera edición compitieron 8 personas, la mitad hombres y la otra mitad mujeres. Fue tan aclamado, que ya en 1992, en Barcelona, quedó establecido de manera oficial y todavía se mantiene en la actualidad.

Sin duda alguna, gracias a la resiliencia de un hombre, cuando la vida que conocía se vio alterada por completo como consecuencia de un accidente, nació una de las disciplinas más vistosas y que le ha salvado la vida a él y a millones de personas. No se puede dudar jamás que de las peores adversidades pueden nacer grandes ideas, luego convertidas en historias de inspiración.

Edición: Anthony Abellás (@AnthonyAbellas)

Lea también: Sin límites