“Perdí a mi mamá hace 7 años y quiero dedicarle esto a ella. Y también a mi papá, que lo perdí hace dos meses… Espero que me estén mirando ahora”

En cualquier momento de la vida es complicada una pérdida familiar, sea en la juventud o en la adultez. No poder estar con aquellos que te han apoyado y te han aportado mucho es difícil, pero es posible vivir con su ausencia.

Laslo Djere es uno de los tantos casos donde el fallecimiento de algún familiar ha influido en su vida. El serbio perdió a sus padres tras la lucha de ambos contra el cáncer. Su madre murió hace siete años y su padre falleció hace dos meses atrás.

Djere nació en la ciudad de Santa, en Serbia, en el año 1995. Djere se ubicaba en la parte baja de los mejores cien tenistas del circuito antes de finalizar la pasada semana. Su victoria ante el canadiense Félix Auger-Aliassime, en la final del torneo disputado en Río de Janeiro, hará que se ubique en el puesto 37 del ranking ATP.

Su carrera ha ido creciendo paulatinamente: ha competido en los torneos Futures y fue campeón en 9 de ellos, alcanzando también el Challenger de Perugia en 2017. En Grand Slams registra como mejor instancia la segunda ronda en el US Open del año pasado.

La superficie donde mejor se maneja, y donde ha conseguido su mayor cantidad de victorias, es sobre la tierra batida. Fue en esa misma superficie donde logró alzar su primer trofeo de renombre.

Laslo Djere no partía como favorito frente a la estrella canadiense de 18 años que venía de superar en semifinales al uruguayo Pablo Cuevas. Pero en su primera prueba dentro del torneo, el serbio superó a Dominic Thiem en sets corridos, siendo esta su primera victoria ante un Top Ten en su corta carrera como profesional.

“Ha sido la semana de mis sueños. Se han logrado tantas cosas aquí… Estoy muy feliz, contento y emocionado. Estoy feliz de poder superar este partido, porque fue muy duro mental y físicamente”, declaró Djere después de la final.

Triunfo con dedicatoria al cielo 1

 

En un momento de felicidad extrema, y a través de la semana, el serbio tuvo presente a sus padres. “Es difícil tener 23 años y estar sin padres. Pero estoy muy agradecido con todo lo que ellos han hecho por mí. Solo quiero lograr que se sientan orgullosos”, declaró luego de su victoria en semifinales.

Tras la victoria en el torneo de Río de Janeiro, Djere les dirigió a ambos unas palabras de dedicatoria. “Perdí a mi mamá hace 7 años y quiero dedicarle esto a ella. Y también a mi papá, que lo perdí hace dos meses… Espero que me estén mirando ahora”.

Luego de levantar el trofeo en la ciudad brasileña, y junto con la ayuda de su entrenador Boris Conkic, busca en lo que resta de calendario figurar en rondas más competitivas en los torneos grandes.

Lea también: No eres tú, soy yo